A menos de dos horas de Madrid, y poco más de una hora de Zaragoza se sitúa sobre el llano Soriano un pequeño y tranquilo pueblo que se eleva a 1.200 metros para dejarnos descubrir la pendiente que se asoma al monte Moncayo, al estar a pocos kilómetros de Aragón. Es Maján.

Llegando desde Almazán vemos a la izquierda una estela medieval y una Virgen del Pilar, y a la derecha el cementerio junto al olmo centenario, que cuenta la leyenda, llegó a conocer el Cid cuando su tronco tenía varios metros de diámetro. Ahora duerme como el olmo de Machado.

A 15 minutos llegamos a la Villa de Almazán, denominada la villa del mueble con cerca de 6.000 habitantes, la que fue en su día Capital del Reino bañada por el Duero, resaltando la belleza de su muralla e iglesias llenas de siglos de historia.


Maján cuenta con 7 vecinos establecidos, aunque su población goza con la afluencia de hijos del pueblo y algunos enamorados de esta tierra que han establecido su residencia de recreo para fines de semana, Navidad, Semana Santa y Verano; llegando a unos 35 vecinos o casas habitadas.

En cuanto a extensión cuenta con una superfice de 3.2 kilómetros cuadrados, de los cuales 1.100 son de monte y el resto de cereal y pastos, principal dedicación de los habitantes de este pueblo.

Su iglesia posee una portada románica, que elevada en lo alto del pueblo destaca a muchos kilometros a la redonda. A su lado se situa "El Castillo", posible atalaya medieval, es una elevación desde la que se pierde la vista observando el Moncayo, los altos de Calatayud, Medinaceli, las Tierras de Almazán, los Picos de Urbión, etc.

Maján está abrigado por un amplio monte, del que disfrutar de la caza menor de la liebre, conejo, perdiz, codorniz, paloma torcaz, tórtola y la caza mayor del jabalí, ciervo, corzo. Es cruce de Cañada Real, y por el camino medieval ahora "Camino de Cañamaque" baja la carretera que lleva a una serie de pueblos bellos en iglesias y paisaje, destacando Monteagudo con su pantano habitado por diversidad de aves acuáticas y que se introduce en tierras de Aragón.

Es punto de amplias excursiones, tanto culturales por la riqueza histórica como por actividades de senderismo, montaña, vela, campos de tiro al plato, construcción de campos de golf a 10 minutos, pesca etc.

La fiesta del pueblo es el día de San Pedro, el 29 de Junio. Además se celebra cada tercer fin de semana de Agosto el día de Jesús en el que se saca en procesión el Cristo Nazareno por las calles del pueblo y termina con la subasta de los banzos obrazos que lo llevan , para entrarlo a la iglesia por debajo de una excepcional portada románica.

En este pueblo pequeño y tranquilo esperamos a todos aquellos que quieran visitarlo o pasar unos días aquí. Os esperamos!!



E-mail